“Las  enseñanzas  místicas de  todos  los tiempos  giran  alrededor  de  la  idea  de que  la sola  búsqueda  de  bienes  materiales  no  expresa  en absoluto  el  potencial  del  ser humano. De  acuerdo  con  este  punto de vista,  la humanidad  es  una  parte  integral  de la energía  creadora  y  la  inteligencia  del cosmos,  y  es,  de  alguna  forma, idéntica  y  conmensurable  con  él. El descubrimiento  de  la propia  naturaleza divina  puede  conducir  a  una  forma  de ser,  tanto  a  escala  individual  como colectiva,  incomparablemente  superior a lo  que  se  considera  normal.  El filósofo neoplatónico  Plotino  lo sintetizó  de  esta  manera:  “La humanidad  está  a  mitad  de  camino entre  los  dioses  y  las  bestias”. Muchos sistemas  espirituales  han  descrito niveles  y  estados mentales  más  altos que  conducen  a  la  realización  de  la propia  naturaleza  divina  y  a  la conciencia  de  Dios.  Este  espectro  del ser  es  caracterizado  por  un  aumento progresivo  en  la sutileza  y  el refinamiento,  un  menor  grado  de densidad,  una  mayor  percepción abarcadora y  una  mayor  participación en  la  inteligencia  cósmica.”

“Los  procesos  del  despertar  espiritual  son  tan  sutiles  y  graduales  que  suelen  volverse  casi imperceptibles.  Luego  de  un  período  de  meses  o  años,  una  persona  mira  hacia  atrás  y  se  da cuenta  de  que  su  comprensión  del  mundo,  sus  valores,  sus  parámetros  éticos  y  estrategias de  vida  han  cambiado  profundamente.  Tal  vez  el  cambio  comience  con  la  lectura  de  un libro  que  transmita  un  mensaje  tan  claro  y  convincente  que  sea  imposible  de  ignorar.  Se deseará  saber  y  conocer  más;  luego,  por  coincidencia,  su  autor  dará  una  conferencia  en  esa ciudad.  Así,  se  conocerán  otras  personas  que  comparten  ese  entusiasmo,  se  descubrirán otros  libros  y  se  concurrirá  a  más  conferencias  y  talleres.  ¡Ha  comenzado  el  viaje espiritual!  En  otras  ocasiones,  la  percepción  de  lo  espiritual  se  introduce  en  la  vida  como una  percepción  más  profunda,  distinta  de  las  situaciones  de  la  vida  cotidiana.  Tal  vez, alguien  entre  en  la  catedral  de  Chartres  con  un  tour  y,  súbitamente,  se  sienta  desbordado por  el  coro  y  la  música  del  órgano,  por  el  juego  de  la  luz  en  los  vitraux,  por  la  grandeza  de las  arcadas  góticas.  El  recuerdo  de  ese  gozo  y  la  sensación  de  estar  conectado  con  algo  más grande  que  uno  mismo  permanece.  Transformaciones  similares  de  la  percepción  han ocurrido  durante  una  travesía  en  un  bote  de  goma  a  través  de  la  majestuosa  belleza  del Gran  Cañón  del  Colorado,  o  en  cualquier  otro  ambiente  natural  impresionante.  Para muchos,  la  puerta  a  los  dominios  trascendentales  se  ha  abierto  a  través  del  arte.  Ninguna  de estas  personas  podrá  volver  a  considerarse  a  sí  mismo  como  un  ser  aislado.  Han  tenido experiencias  vívidas  y  convincentes  que  los  transportaron  más  allá  de  las  restricciones  de su  cuerpo  físico  y  de  un  concepto  limitado  de  si  mismos  hacia  una  conexión  con  algo externo  a  ellos.”

Christina Grof y Stanislav Grof en “La tormentosa búsqueda del ser”

Anuncios