Con la característica fuerza de Piazzolla, nos deleita con sus quiebres y dulces bajadas. 

Anuncios