La carrera armamentista se iba al espacio, pero la historia tenía otro plan. Tiempos de Gorvachov, de apertura y humanización para un pueblo que había sido sometido por duros dirigentes. Un presidente Reagan, duro también, pero con la convicción de frenar las tensiones con los soviéticos.

Anuncios