El juego de la guerra no puede ser indefinido. En algún momento, alguien entra en razón y pide tregua. La producción de armas y la escalada de enfrentamientos, bajan ahora su intensidad.

Anuncios