La belleza que provoca la sonrisa de un niño, entre otras cosas, se debe a que en ese mismo acto, te devuelve tu niñez. Pero no sólo ello, sino también un recuerdo de tu inocencia, que por derecho tienes como patrimonio. Pero la has olvidado y enterrado debajo de una pila de papeles, rituales, “tesoros” y otras tantas prácticas inservibles que no conducen a nada.

Ríe hoy y olvida todo aquello que realmente no es importante.

wp-1462975061759.jpeg

Imagen de: http://pin.it/FhE86Gf

Anuncios