El comunismo de Stalin, básicamente eliminó la esperanza de justicia social que el propio comunismo albergaba. La Guerra fría (una lucha de imperios demostrando su poderío y ambición), ofreció a su vez, los ingredientes necesarios para el establecimiento del terror en ambos bandos.

La muerte de Stalin, y el comienzo de las revueltas en Europa del este.

Anuncios