Obra de Philippe Halsman, hablamos posiblemente de uno de los pocos fotógrafos que hizo carrera tomando retratos de gente saltando. La instantánea es un símbolo de la fotografía haciendo realidad el surrealismo. El momento captado era un homenaje de Halsman a la nueva era atómica y a la obra surrealista de Dalí. Para ello tuvieron que pasar seis horas, 28 saltos y una sala llena de asistentes que lanzaban los gatos y los cubos de agua al aire para conseguir la exposición perfecta.

image

Foto: Philippe Halsman

 

Fuente: http://flip.it/U.HWM

Anuncios