El miedo interno en cada una de las naciones provocó el odio y la tiranía. Así se fomentó la degradación de ambas sociedades, de ambos polos, convirtiéndose en “anti”, un fundamentalismo que hoy se juega muy solapadamente, pero con la misma brutalidad.

Anuncios