El fin de la Guerra (III) La seguridad

La necesidad de seguridad es otro de los factores móviles y tiene relación directa con lo planteado en la redacción anterior. La seguridad alimentaria, energética, habitacional y cultural están plasmados en diversos documentos de derechos humanos. Sin embargo, por alguna razón, nada de esto se vuelve efectivo y total en los planes de gobierno. Siempre hay excusas de limitantes de todo tipo, pero nada limita que los propios productores controlen la producción, que se almacene lo producido para aumentar el precio de mercado o que directamente se queme o tire al mar aquel excedente que haría descender el precio del produco en cuestión.

Todo conflicto nace del miedo, y el miedo trae idisolublemente aparejada la inseguridad, el sentimiento de vulnerabilidad. Éste, se puede ver manifestado en todos los niveles, desde el físico hasta el psicológico. El discurso del miedo, siempre se acompaña de la vulnerabilidad física, material, económica, y toda serie de catástrofes a las cuales nos vemos o nos veríamos expuestos si no hacemos tal o cual cosa. La inseguridad es por excelencia, el motivo del ataque, el argumento para el belicismo.

Siempre me causó confusión y asombro las contradicciones en las que nos vemos sumergidos. Nuestra mente fragmentada, nos impide ver la totalidad y por ende en la carrera en la que nos tropezamos con nuestros propios pies.
Parece que la seguridad viene aparejada de símbolos de fuerza. Es decir, ser fuerte da seguridad. Pero qué es ser fuerte? Acaso este mundo-jungla, donde la ley del más fuerte prevalece, no nos lleva a una trampa al solitario? Es decir, aquel que es el más fuerte es el que impone la ley, pero en un mundo donde todos competimos, todos estamos en una contienda el uno contra el otro. El que este más arriba no es el más vulnerable? Piense en los países hoy en día. Y no es está carrera del más fuerte, en realidad, una carrera del más débil? Quién buscaría protección a menos que se sintiera vulnerable? Quién querría ser más fuerte? Más fuerte que qué, que quién?

La carrera armamentista entre otras razones, tiene este círculo vicioso como centro. Si aquel saca una flauta con misiles, yo saco una flauta y un violín con misiles y rayos láser. Después me superará de alguna manera y yo sacaré más adelante algo mayor. Los presupuestos militares de las mayores economías lo atestiguan. Esto no lleva a un mundo más seguro, sino que asegura una guerra perpetua.

No puedo dejar de pensar que alguien sienta seguridad en presencia de otro armado. No sería más seguro abandonar la contienda de unos por otros? Claro, siempre habrá alguien que diga, “aquel con sus desórdenes me pondrá en peligro, tengo que protegerme”. De dónde nacen los desórdenes sino del miedo, la inseguridad, la competencia y el sentimiento de soledad que surge de un mundo acosado por la lucha contra lo más próximo que es tu propio hermano?

Solo piense, acaso sus problemas tienen algo que ver con el “miedo a …”, “inseguridad en…”. No es eso acaso, lo que trastorna su visión? Lo que le impide ser feliz con lo que tiene ahora? Relacionarse plenamente con sus seres queridos? Y no es acaso el discurso basado en el miedo el que lleva a la guerra, a la lucha, a la competencia? Y estos contextos son acaso, los ideales para ser feliz?

Tenemos muchas ideas viejas acerca de la competencia, de la supervivencia, de cómo sería el mundo si no hacemos lo que hacemos, pero nos olvidamos que son ideas, y que son nuestras, que somos sus promotores y creadores. Terminamos por ser sus marionetas si no las poseemos (revisamos y comprobamos su verosimilitud). Somos propensos a olvidar que usamos ideas de épocas anteriores, lo cual es obvio, pero lo olvidamos. Las aplicamos, sin el adecuado respeto, contextualizando y reorganizando el mapeo, su importancia y eficacia en el edificio general de ideas. Todo cambia, nosotros también, y un lugar donde hubo guerra y dolor, puede, si lo deseamos, ser un jardín futuro.

El fin de la Guerra (II) La cadena, el eslabón.

Anuncios

Un comentario sobre “El fin de la Guerra (III) La seguridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s