Todos buscamos fuera aprobación y recompensa afectiva por nuestras acciones. Es acaso esta actitud un sustituto de la aceptación y amor que no somos capaces de darnos a nosotros mismos?
Haz algo importante, dí algo importante; pero no para los demás, sino para ti. El brillo en tus ojos que esto provocará, será la invitación a que otros busquen brillar. No tienes que hacer más nada.

Anuncios