Según el refranero popular, el perro es el mejor amigo del hombre. Pero Dindim es un pingüino que pone a prueba ese perfecta amistad. Este ejemplar de ave de Magallanes se hace cada año 8.000 kilómetros a nado para reencontrarse con su inseparable compañero: el albañil de 71 años y jubilado que en 2011 lo salvó de todo un baño de petróleo. Una historia que parece de cuento, o así lo recoge al menos un reportaje en la cadena Globo TV.

donde fue salvado, para reencontrarse con su rescatador, se ha convertido en toda una historia de amor.

Tras ser rescatado y puesto en libertad, el pequeño animal se negó a permanecer en su hábitat natural. Semanas más tarde volvió con su amigo. Ahora pasa ocho meses en Brasil y cuatro en la Patagonia, debido a su incondicional afecto por Souza. El lazo entre ambos se afianza cada vez más: “Solo yo puedo tocarle. Si otra persona intenta acariciarle, le ataca”, cuenta el jubilado en su entrevista. “Le quiero como si fuera mi hijo”.

Extraído de:
http://flip.it/fLjRC

Anuncios