Ninguna potencia puede ser hegemónica.

Cuando trabajaba junto al presidente Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski le recomendaba un ejercicio inusual en políticos norteamericanos: plantarse ante el mapamundi y reflexionar con la vista más allá del día a día, con la “visión estratégica” que da título a su libro más reciente.

“En mis días yo miraba mucho el mapa y con frecuencia animaba al presidente a que mirásemos juntos al mapa y discutiésemos”, recuerda Brzezinski en su despacho del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), el laboratorio de ideas en Washington donde trabaja. En el despacho, claro, tiene un mapamundi.

Brzezinski (Varsovia, 1928) mantiene la capacidad para observar el mundo —el mapa— a vista de pájaro. Y lo que ve no le gusta.

El jueves recibió a EL PAÍS cuando acababa de conocerse la noticia del derribo un avión comercial en Ucrania y a unas horas para que Israel lanzase una operación terrestre en Gaza. En el ritmo desbocado de la información continua, por unos minutos el mundo pareció fuera de control y el presidente de EE UU, Barack Obama, un bombero desbordado por incendios incontrolables.

Sobre el conflicto israelopalestino, Brzezinski, que participó en la negociación de los acuerdos de Camp David entre Israel y Egipto en 1978, dijo: “Debemos afrontar el hecho de que una parte es muy débil, los palestinos, y una parte es muy fuerte, los israelíes, y por tanto se requiere más persuasión con los israelíes”. “Sin duda”, añadió, “tenemos mucha capacidad de influencia con Israel, porque le damos mucha ayuda económica y militar, y sentimos una gran simpatía por su pueblo”.

“En mis días yo miraba mucho el mapa y animaba al presidente a que mirarlo juntos”
Las consecuencias de la caída del avión de Malaysia Airlines “podrían ser enormes, en particular si resulta que los rusos suministraron el arma o la dispararon ellos”, dijo Brzezinski. “Pero todavía no lo sabemos”.

El día siguiente, viernes, cuando Obama había señalado a los rebeldes prorrusos —e, indirectamente, a sus patrocinadores en Rusia— como responsables del ataque, Brzezinski envió un mensaje electrónico: “Los responsables por el ataque a la aerolínea deberían ser juzgados ante el Tribunal Criminal Internacional, y su patrocinador debería pagar a las víctimas”.

Con su coetáneo Henry Kissinger, Zbig —como le llaman quienes lo conocen— es el último sabio de la política exterior norteamericana. Como Kissinger, nació en Europa y vivió el sueño americano. Con Kissinger, ha sido el más brillante y seguramente el más influyente Consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, que asesora al presidente en materia de política exterior y defensa. Ejerció el cargo entre 1977 y 1981.

Brzezinski está acostumbrado a las crisis: le tocó afrontar la caída del Sha en Irán y la invasión soviética de Afganistán en un tiempo en que, como ahora, se hablaba de declive de EE UU y de un presidente débil que invitaba a los rivales a sentirse fuertes. Entonces era Carter; ahora, Obama. Ambos, demócratas.

Zbig ve un mundo desencuadernado y sin líder: EE UU debe conformarse con intentar reducir, en cooperación con otros países, los riesgos que entrañan los nuevos desequilibrios internacionales.

“El caos no es producto de un solo país. El orden, tampoco”
“El mundo hoy está tan despierto, tan activo políticamente, que ninguna potencia puede ser hegemónica”, dice. “La responsabilidad de América en este caos debe ser compartida con cualquiera que participe en él. El caos no es producto de un solo país. El orden, tampoco”.

A la pregunta sobre si EE UU debería aspirar a poner orden, contrarresta: “La manera que usted tiene de pensar es muy tradicional: que una potencia puede dictar las respuestas, o resolver los problemas, o imponer su modelo. Mi argumento es simple: no vivimos en una era en la que el dominio imperial del mundo sea una opción realista”.

Conversar con Brzezinski es someterse a un combate dialéctico. Jimmy Carter siempre ha dicho que Zbig era su vecino de asiento favorito en los viajes de larga distancia. “Quizá nos peleábamos, pero nunca me aburría”, ha escrito.

¿EE UU en retirada? “No creo que América se esté retirando del mundo. Si se miran las estadísticas, probablemente esté más implicada en el mundo que cualquier otro país: la economía y las finanzas, la información, los viajes, lo que sea”.

“Es una nueva era, es diferente”, dice en otro momento. “Napoleón podía soñar en el dominio global. Y después, con la revolución industrial, con el ascenso de las potencias modernas, algunos líderes tenían planes de dominio global. Y después, con el ascenso del comunismo, algunas personas pensaban en un dominio global ideológico y militar. Y después América, cuando logró ser dominante, tenía la idea la democracia brotando por doquier”.

“¿Deberíamos luchar contra [el ascenso chino]? ¿Deberíamos impedir que China tuviese más éxito?”
Todo esto terminó. Vivimos en la era de la complejidad, de los claroscuros, y no existen respuestas claras.

El referéndum de independencia en Escocia, el próximo septiembre, y la iniciativa para convocar un referéndum de secesión en Cataluña son, según Brzezinski, una prueba más de una realidad “fragmentada, turbulenta, contradictoria, sin una pauta uniforme en una u otra dirección”.

“De un lado tenemos la necesidad de Europa: muchas personas reconocen que Europa es necesaria en el mundo. De otro, tenemos movimientos, en Europa, que buscan realizar sus aspiraciones étnicas o nacionalista, lo que resulta contradictorio”.

“Tendremos problemas graves con la posibilidad de una secesión escocesa, porque disminuirá el papel constructivo de Gran Bretaña”, prosigue. “No sabemos cómo se resolverá la cuestión catalana, pero sin duda complicará los problemas de España, sus problemas financieros”.

La escalada violenta en Irak difícilmente pude atribuirse a una sola causa. “Si queremos medir de quién es la culpa, quizá fueron los británicos y franceses en 1918”, dice. Él, que se opuso a la invasión norteamericana de 2003, acepta que la violencia actual es “parcialmente” una consecuencia de aquel ataque. “Pero no se pueden reducir las causalidades históricas a acontecimientos aislados porque nos gusten o no nos gusten”.

¿Contener el ascenso de China en Asia? “¿Qué significa la palabra contener?”, replica.

“¿Usted cree que China intenta dominar otros países?”, dispara.

“China está en ascenso. Esto es un hecho”, zanja.

—¿Debe aceptarlo Estados Unidos?

—¿Deberíamos luchar contra ello? —responde— ¿Deberíamos impedir que China tuviese más éxito?

Brzezinski elogia a Obama por ser “más consciente” que sus tres antecesores —George Bush padre, Bill Clinton y George Bush hijo, los tres presidentes de la postguerra fría— de los límites del poder del presidente de EE UU.

“Actuar de una manera que esté divorciada de las realidades complejas que dominan el mundo probablemente signifique actuar de una manera mucho más peligrosa”, avisa. “¿Quiere usted una repetición de 2003, con el ataques de Estados Unidos a Irak? ¿Para evitar, por ejemplo, el dominio de China? ¿Adónde nos llevaría? Esta es la clave”.

Barack Obama no sería el primer presidente de EE UU que ya no lidera el mundo sino el primero consciente de ello.

Fuente: El País de España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s