Entrevista a Pere Ortega, investigador y presidente del Centro de Estudios por la Paz de Barcelona.

Geovani Montalvo

Revista Biblioteca Islámica.

 

Jeh Johnson, consejero general del Pentágono, en un discurso ante la sociedad británica de debate Oxford Union, en diciembre de 2012, dijo: «Ahora que los esfuerzos de los militares de Estados Unidos contra “Al Qaeda” cumplen 12 años, debemos preguntarnos ¿Cómo terminará este conflicto?».

 

La crisis política y financiera de Estados Unidos y la presión internacional por el descredito de la intervención militar estadounidense y de sus aliados en Afganistán e Irak ha obligado a modificar, en buena medida, la estrategia gubernamental de la “guerra contra el terrorismo”, cayendo en un punto de inflexión histórico.

 

De acuerdo con Pere Ortega, investigador y presidente del Centro de Estudios por la Paz de Barcelona, España, «el endeudamiento y la crisis económica actual de EEUU tiene en la “guerra contra el terrorismo” una de sus causas más importantes», lo que empuja a reducir, quiérase o no, el gasto militar.

 

En lugar de «intervenciones militares tan costosas como las de Irak y Afganistán», la nueva estrategia se basa ahora en los asesinatos selectivos, con el apoyo tecnológico de drones o aviones no tripulados, contra “sospechosos de alto valor” en países con grupos considerados por Estados Unidos como terroristas.

 

Al respecto, Pere Ortega afirma: «Así, la actual administración de Obama pone el acento en la preparación para la lucha contrainsurgente, en el desarrollo de fuerzas especiales que puedan combatir en conflictos de pequeña escala o de baja intensidad en localizaciones diferentes y en diversos continentes al mismo tiempo, así como llevar a cabo operaciones secretas».

 

Según el Buró de Periodismo de Investigación, con sede en Londres, los ataques con aviones no tripulados habrían matado a más de 1.500 personas en Pakistán y a más de 400 en Yemen desde que el Presidente Obama asumió su primer mandato. Entre las víctimas se contempla una importante cantidad de civiles.

 

En una entrevista concedida a Revista Biblioteca Islámica, Pere Ortega asegura: «El derecho internacional impide ataques armados contra otros Estados con cualquier tipo de armamentos, por lo tanto los drones son un arma más. Los drones son un nuevo prototipo de arma, que impulsará el comercio de armas de alta tecnología».

 

El segundo mandato del Presidente Obama comienza oficialmente el 21 de enero de 2013 y lejos de disminuir ésta tendencia se ha impuesto con más fuerza, sólo la primera semana de 2013 fallecieron más de 25 de personas debido a ataques con aviones no tripulados estadounidenses en Yemen y Pakistán.

 

A esto se suma que el Senado de Estados Unidos aprobó, la primera semana de diciembre de 2012, el proyecto de gasto militar de 631 mil millones de dólares para 2013. Mientras la disposición incluye una exhortación a apresurar la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán tras más de una década de invasión y acuerda intensificar las sanciones contra de Irán, EEUU prevé incrementar su presencia militar en África y Oriente Medio.

 

Para este nuevo mandato, «Obama continuará apoyando la guerra sucia de ataques selectivos contra supuestos terroristas, lo cual generará respuestas terroristas contra Estados Unidos y sus aliados. Con lo cual la islamofobia continuará en “Occidente”», prevé Ortega.

 

Y agrega que, pese a las presiones de Israel, la política de Obama persigue una salida negociada y no de enfrentamiento militar contra Irán, pues sería económicamente catastrófico para Estados Unidos y el resto del mundo.

 

– Pese a la crisis económica ¿A qué se debe el acelerado y constante aumento del gasto militar de los EEUU?

 

PERE ORTEGA: Barack Obama propuso una reducción del gasto en defensa, pero el Senado dominado por los republicanos aumentó el presupuesto en 14.000 millones de dólares. Pero así y todo, en términos reales de PIB (Producto Interno Bruto) respecto al crecimiento anual, el presupuesto de Defensa de EEUU ha disminuido respecto al del año 2012.

 

– ¿Cuánta confianza debemos depositar en las cifras oficiales?

 

PO: Muy pocas. Pues todo reside en la manera de hacer las cuentas y cada uno las hace según sus intereses. hace unas cuentas muy restrictivas respecto al gasto militar, solo tiene en cuenta el gasto del Pentágono y aparte suma el gasto en las misiones militares en Irak y Afganistán. Según esos números, habla de 631 mil millones de dólares.

 

Pero la crisis económica también ha hecho mella en el presupuesto militar de EEUU, que se está reduciendo y pronostico que así seguirá en el futuro, pues la geoestrategia mundial ya no se basará tanto en el dominio militar. Fijémonos que las potencias emergentes -China, Rusia, India, Brasil- no basan su expansión en el militarismo.

 

– ¿Cuál podría ser -y bajo qué criterios- la estimación del gasto militar real?

 

PO: Otras fuentes independientes hablan de 673 mil millones dólares en 2013, pues el Gobierno solo contempla el gasto del Pentágono, y en el Departamento de Defensa hay gastos como el I+D militar, adquisiciones, mantenimiento, operaciones, personal militar, etc.

 

Aparte hay otros gastos militares, pues resulta que hay partidas militares repartidas por otros Departamentos, como el mantenimiento de las armas nucleares, la jubilación de militares, la seguridad nacional e internacional, y entonces lo elevan a 839 mil millones de dólares, una suma enorme.

 

Recordemos que era un compromiso de Obama hacer aflorar el gasto real militar escondido, cosa que hasta ahora no lo ha hecho.

 

– A su juicio ¿Por qué el Senado exhortó a apresurar la retirada de tropas estadounidenses de Afganistán?

 

PO: La guerra de Afganistán es un auténtico fracaso, han transcurrido 12 años y hoy la percepción es que en Afganistán hay una guerra civil. Después la opinión pública cree que el terrorismo no solo se esconde entre Afganistán y Pakistán, sino que se encuentra repartido por otros puntos geográficos de África, Oriente Próximo y Asia central.

 

Después está el haber eliminado a Bin Laden, que Blanca lo considera un triunfo. Y por último está el coste de esas operaciones, recordemos que desde su inicio y según las cuentas oficiales se han gastado más de 1,2 billones de dólares, y según otras fuentes más de 3 billones de dólares.

 

Vaya, que el endeudamiento y la crisis económica actual de EEUU tiene en la guerra contra el “terrorismo” una de sus causas más importantes.

 

– Sin embargo, EEUU ha incrementado su presencia militar en otros países, por ejemplo, a principios de diciembre se conoció del asesinato de tres personas durante el ataque de un avión no tripulado estadounidense en la región de Waziristán del Norte, Pakistán. ¿Qué opinión le merece la expansión de la presencia militar de EEUU en Oriente Próximo?

 

PO: Si, esa es la nueva estrategia de Barack Obama en la guerra contra el terrorismo, el asesinato selectivo de presuntos terroristas, fue el caso del asesinato de Bin Laden -no se puede llamar de otro modo-.

 

En lugar de intervenciones militares tan costosas como las de Irak y Afganistán, utiliza ataques con fuerzas especiales de intervención rápida o los drones (aviones no tripulados). Eso está recogido desde marzo de 2011 en la Quadrennial Defense Review .

 

Este documento guía los planes militares de EEUU en la actualidad. Es un tipo de guerra con capacidades militares diferentes a las necesarias para librar guerras convencionales. Así, la actual administración de Obama pone el acento en la preparación para la lucha contrainsurgente, en el desarrollo de fuerzas especiales que puedan combatir en conflictos de pequeña escala o de baja intensidad en localizaciones diferentes y en diversos continentes al mismo tiempo, así como llevar a cabo operaciones secretas.

 

– A comienzos de 2013 EEUU anunció que desplegará equipos militares a 35 países africanos con grupos supuestamente vinculados a Al Qaeda como Libia, Sudán, Argelia y Níger, permitiendo el uso de aviones no tripulados en operaciones militares ¿Qué alcances tendría este nuevo despliegue militar para la paz en África? ¿Esto podría sentar los cimientos para una futura intervención militar por parte de Estados Unidos en el continente africano?

 

La Quadrennial Defense Review se está llevando a cabo tal como dice el mismo documento «las fuerzas de los Estados Unidos están trabajando en el cuerno de África, el Sahel, Colombia, entre otros para proporcionar capacitación, equipo y asesoramiento a sus homólogos del país anfitrión sobre la mejor manera de expulsar y desmantelar las redes terroristas e insurgentes…».

 

Pero el trabajo de las fuerzas norteamericanas no se limita a trabajos de asesoramiento o capacitación. Es una guerra secreta de baja intensidad que se está desarrollando desde los desiertos del norte de África, al Pakistán, Yemen o las repúblicas exsoviéticas de Asia central.

 

Estados Unidos ha aumentado las operaciones militares clandestinas y de inteligencia asesinando en Yemen, Somalia o Paquistán a supuestos militantes de Al Qaeda con mísiles teledirigidos, cooperando en operaciones militares en Marruecos o Argelia…. Asimismo estos operativos contraterroristas recurren con mayor frecuencia a la creación ad-hoc de operativos locales específicos o al concurso de contratistas militares privados.

 

– Por primera vez, EEUU reconoció, a finales de diciembre, haber llevado a cabo un ataque con avión no tripulado en septiembre que causó la muerte a once personas en Yemen. Entre los muertos había tres niños ¿Qué implicaciones tiene el uso y comercialización de ésta tecnología de guerra cada vez más frecuente y sin ningún tipo de control que garantice la integridad de civiles inocentes? ¿Cómo perjudica esto en la campaña mundial contra el comercio de armas?

 

Este tipo de ataques son una violación gravísima del derecho internacional, están en contra de los principios que rigen las relaciones internacionales. No se puede asesinar a personas bajo la “sospecha” de que son presuntos terroristas, que además acaban siendo personas inocentes sin ninguna vinculación con grupos sediciosos.

 

El derecho internacional impide ataques armados contra otros Estados con cualquier tipo de armamentos, por lo tanto los drones son un arma más. Los drones son un nuevo prototipo de arma, que impulsará el comercio de armas de alta tecnología.

 

– El nuevo presupuesto es equivalente a casi la mitad del gasto militar mundial, no obstante EEUU destina irrisorias cantidades a programas sociales y a mitigar los efectos del cambio climático ¿Qué significa orientar los recursos al gasto militar en lugar de la ayuda al desarrollo o el combate al cambio climático?

 

Es muy difícil reorientar la política de gasto militar de EEUU hacia el gasto social o para combatir el cambio climático, pues eso representaría una reconversión industrial con políticas energéticas no basadas en los hidrocarburos, sino en energías renovables.

 

En primer lugar porque el presupuesto de EEUU se mueve por inercia, quiero decir que EEUU tiene asumido un papel de líder mundial en lo político y económico que se apoya en lo militar, más de 700 bases e instalaciones con más de 300 mil soldados repartidos por todo el mundo. Aunque esto ya he señalado que va empezar a cambiar, pues representa un endeudamiento excesivo y porque las potencias emergentes y competidoras de EEUU no siguen ese camino.

 

En segundo lugar, el gran escollo estriba en la oposición frontal del partido republicano para disminuir el gasto militar y ceder ese liderazgo mundial; pero aquí vuelvo a insistir, la realidad es tozuda y el crecimiento económico se desplaza hacia el sudeste asiático y Latinoamérica, y por tanto, van a tener que disminuir el gasto militar.

 

La realidad se impondrá por la fuerza, guste o no, el aumento de la demanda de hidrocarburos no va acompañada de un aumento de la oferta, es decir, se ha llegado al cénit de extracción de petróleo y por lo tanto los precios continuaran aumentando y esto producirá un declive de las economías que no hayan hecho un cambio hacia las energías renovables.

 

– El proyecto de gasto militar aprobado por el senado incluye intensificar las sanciones contra de Irán ¿Podríamos estar a la puerta de una nueva guerra contra Irán?

 

A pesar de las presiones de Israel para que se ataque a Irán, la política de Obama es la de buscar una salida negociada y de no enfrentamiento militar, pues ello sería catastrófico desde el punto de vista económico para EEUU y el resto del mundo, pues el preció del crudo se dispararía hasta niveles insospechados.

 

Lo que si hará Obama es continuar con las presiones de todo tipo sobre Irán para forzarlo a negociar sobre la cuestión nuclear. Irán también sufre una grave crisis económica que puede forzar a cambios políticos internos, Ahmadinejad tiene una posición débil dentro del Consejo de los Guardianes, verdadero poder político de Irán.

 

– ¿Qué podemos esperar del comportamiento hostil de Europa, Estados Unidos e Israel hacia Irán este año, bajo la excusa de detener su avance como “potencia nuclear”?

 

Hasta fecha de hoy no existen pruebas determinantes de que Irán vaya a construir ninguna bomba nuclear, tan solo son sospechas sobre indicios. Pero si se consiguen pruebas y eso solo lo puede ratificar una inspección de , el ataque se puede producir.

 

Esperemos que la razón se imponga por ambas partes y se negocie. Una negociación que debería conducir a crear un Oriente Próximo sin armas nucleares, por tanto obligar también a Israel a deshacerse de las suyas.

 

– Desde la llamada “guerra contra el terrorismo” comenzó una travesía de abusos en contra de cualquier persona proveniente del mundo árabe e islámico. ¿Existe la posibilidad de un giro de estas políticas islamofóbicas de EEUU con la reelección de Obama o los abusos seguirán agudizándose? ¿Qué opina?

 

Respecto a Obama, continuará apoyando la guerra sucia de ataques selectivos contra supuestos terroristas, lo cual generará respuestas terroristas contra Estados Unidos y sus aliados. Con lo cual la islamofobia continuará en “Occidente”.

 

La mejor manera de acabar con ese enfrentamiento entre Occidente y mundo árabe islámico es acabar con los principales focos que conducen a el. Permitir la creación de un Estado Palestino, con la retirada de Israel de los territorios palestinos ocupados, la retirada completa de Afganistán e Irak, y abandonar el apoyo a los regímenes autocráticos de todo el mundo árabe islámico.

 

– En cuanto a América Latina ¿cuáles son sus perspectivas sobre la presencia militar estadounidense en la región, a través de las bases militares y los planes enmarcados en la “guerra contra las drogas”, auspiciado por EEUU en México y América Central?

 

Esa política de EEUU continuará igual y no creo que cambie para nada, pues resulta muy beneficiosa para los intereses de lobby económico-financiero que mantiene negocios con el narcotráfico. Y por tanto los Planes Colombia, Plan Puebla-Panamá y Plan Mérida continuarán como hasta ahora o se incrementarán.

 

La respuesta a ello, si los gobiernos de izquierdas aparecidos en la última década fueran inteligentes, sería la legalización de la coca. Como algunos países de la región han empezado a plantearse, pues eso sería un golpe mortal contra el negocio ilegal de la droga.

 

Geovani Montalvo es periodista colaborador de los medios Co-Latino, Tercera Información, Verdad Digital y la Revista Biblioteca Islámica

 

Fuente: http://www.redislam.net/2013/01/una-guerra-contra-iran-seria.html

 

 

Anuncios