Dios no juega al ajedrez con los humanos, no necesita de nuestra sangre para cuidar su nombre… 

 

Anuncios