En este tiempo, como en otros, habrá que definirse en pensamiento y actitud.

Cada llamamiento al odio, a la intolerancia, al miedo, será un punto de inflexión. Provenga de quién provenga, persona, institución o estado, pasará a engrosar la fila de los indeseables, confinado a la indiferencia. Cuando menos, todos aquellos que buscamos y queremos un mundo mejor, los dejaremos sin fuerza, conquistados por el olvido, no tendrán potencia en el presente. Ya lo dijo un alma grande:

“Ojo por ojo y la humanidad quedará ciega.” Gandhi

Anuncios