“El totalitarismo promete una pacificación, una paz a conquistar, pero esa paz sólo ocurrirá tras la consecución de la victoria, es decir, la paz sólo vendrá después de destruir al enemigo y obtener el control total de la tierra y el exterminio de toda realidad no totalitaria […], entonces, aquella paz prometida sólo aparece como un horizonte de sentido que se desplaza al mismo tiempo que se le persigue” .
Hannah Arendt

Anuncios